Hernias Discales

Cómo es un disco y porque se desplaza:

Los discos están formados por varias anillas de fibra. En el centro del disco, hay un núcleo con una masa pulposa.

Cuando se habla de hernia discal o protuberancia del disco, es porque se han ido rompiendo anillas desde fuera hacia dentro y la masa del núcleo ha salido por esta rotura.

Esta rotura se produce porque hay una tirantez constante hacia el mismo lado en el disco mientras en el lado opuesto sufre el disco una compresión permanente.

Esto puede ser debido a una deficiencia postural o a un sobreesfuerzo continuo.

Si las hernias no se tratan, pueden llegar a presionar las ramificaciones nerviosas produciendo incluso parálisis de la zona irrigada por el nervio presionado.

Las hernias pueden tratarse, incluso desaparecer, con la terapia adecuada excepto en las que haya parálisis.

 

El dolor que los pacientes suelen sentir es debido a los músculos que se encuentran por esta zona e intentan proteger a la zona afectada en sí. Hernias discales son muchas veces diagnósticos casuales, ya que no siempre están enlazados a una sintomática de dolor. Hay un alto porcentaje de personas con hernias, las cuales viven su vida sin sintomatología. Para generar un mayor bienestar a la zona con hernia, nosotros buscamos la forma de sacar al paciente de su deficiencia postural estimulando cadenas musculares a través de los receptores en la piel. El cuerpo reaprende posicionarse de forma equilibrada y cuando estamos bien en nuestro eje central, no sufre más nuestra columna.