Punción seca

 

Tratamiento con agujas de acupuntura para tratar a puntos gatillos muy resistentes o cuando la misma piel es demasiado sensible para poder tratar esos puntos con la mano, ya que la presión ejercida es demasiado intensa para esta persona. La aguja en este caso no rompe tejido para poder entrar, ya que es muy fina y únicamente separa a las células (no suele salir sangre, aunque puede pasar alguna vez sobre todo en pacientes que diluyen su sangre con medicación). Al entrar la aguja y separarse las fibras hay una apertura de espacio para los micro vasos sanguíneos y puede llegar mejor todo tipo de sustancias buenas tanto como pueden eliminarse las sustancias toxicas. Al tener las agujas puestos un tiempo todo este área se ha relajado y se puede retirarlas sin dolor alguno. Se puede combinar con ventosas y técnicas manuales.